Viendo estas fotos tan bucólicas se encubre un río de sudor y lágrimas que dejaron estos bravos en su subida a Tres Picachos, la excursión que separa a los hombre de los niños en Puertorreal.

[embpicasa id=”6176360618687712465″]