A cada estudiante se le asigna un mentor que guía al estudiante de forma individual en la búsqueda de aplicaciones prácticas de los principios que se enseñan en las clases. Es como un entrenador que enseña, desafía y anima a cada estudiante para alcanzar su mejor nivel.

En concreto, ayuda a los estudiantes a establecer metas que sean importantes y prácticas. Continuamente, ayuda al estudiante a realizar un seguimiento de su progreso hacia estas metas. A fin de la continuidad, el mentor intenta mantener el contacto con el estudiante entre las sesiones.

Las sesiones de tutoría del estudiante normalmente tienen lugar una vez al mes en Puertorreal, un sábado quince días después de la conferencia. Para que haya continuidad, el mentor también trata de mantener el contacto con el estudiante por teléfono entre las sesiones de mentoría.