El legendario jugador de volleyball, Pelegrín Vargas, es, en por su mismo ejemplo, un motivo de superación para todos. Pero, resulta que no solo lo es por su ejemplo, sino también por su mensaje, que podemos resumir en estos tres puntos:

1 – Envejecer es natural, madurar es opcional.
2 – Cumplir los sueños exige balance, constancia y congruencia.
3 – No hay que probarlo todo para acertar, hay que saber aprender de quienes han recorrido el camino antes.

¿Hay material aquí para reflexionar?

[embpicasa id=”6244588522332189601″]