Trabajar en la construcción, expuestos al sol y los mosquitos, no es el la forma más soñada de pasar las vacaciones de Navidad de unos jóvenes en Puerto Rico. Sin embargo, esto es lo que decidieron hacer algunos de los muchachos de Puertorreal. Conscientes de que todos somos responsables de las necesidades de todos (que esto es la definición de solidaridad) está docena de muchachos decidieron pasar del 2 al 5 de enero recostruyendo una Capilla en el sector el Barrial de Peñuelas.

Mientras los adultos gastan sus energías buscando a quién echarle la culpa de la crisis, estos jóvenes saben que, en parte, es por ellos, y doblan su espalda para hacer algo.

[embpicasa id=”6240049509707282641″]